JuanBimba: En Guerra Mediática

El mundo es otro, la verdad es que todo cambió. La globalización es la responsable de que @Juan_bimba esté enterado de las últimas noticias que suceden en el mundo. Los medios tradicionales ya no tienen la importancia de hace una década. Las redes sociales son hoy el medio por excelencia para mantenerse actualizado de cualquier tema, a cualquier hora, cuando lo necesite y dónde quiera. Un teléfono celular inteligente es suficiente para fabricar, conseguir y seguir noticias de interés.

terrorismomediatico

Tanto la prensa, la radio y la televisión venezolana han pertenecido a pesados apellidos. Hoy no es distinto, como tampoco lo es el propósito político. Quizá la decadencia de los medios tradicionales hace que ya no calen como hace unos años, quizá por esta razón es cada vez más explícita la necesidad de posicionar y politizar sin medias tintas a través de TV, radio y prensa. No es un secreto para nadie que las televisoras venezolanas ejercieron un protagonismo político en el país, y hoy pagan el precio y les devuelven el favor con el mudecimiento, evasión, venta de acciones, hasta ceder la planificación editorial, imagen y voz a esa “antigua víctima”.

Esta lucha por controlar los medios solo ha creado un terreno de desinformación y cero credibilidades. Entonces, @Juan_bimba encontró en las redes sociales el nicho perfecto para informarse de una manera única y en tiempo real de los sucesos que lo rodean. Videos, imágenes, notas son las formas en que @Juan_bimba puede informar e informarse con más empatía, veracidad y ¿por qué no? credibilidad. Aunque hay que tener cuidado porque no todo lo que se dice en redes es cierto, es auténtico y está sanamente direccionado.

Como respuesta a la turbulencia mediática, el sector político oficialista decidió incursionar en el espacio digital empleando un fuerte músculo mediático. Esto, aunque no es de conocimiento común, requiere de una inversión pesada de dinero (equipo, empleados y estrategia). Sin embargo, Venezuela vive un momento extraño y antagónico. Comprar un teléfono inteligente es un acto titánico, y disfrutarlo requiere de valentía, osadía y/o ingenuidad. Fácilmente puedo llegar a la conclusión de etiquetar a Venezuela como el país de la desinformación o la información conveniente. Aunque no puedo dejar a un lado el pésimo, inconsecuente y casi intencional periódico servicio de internet ofrecido por cableras, proveedores de internet y la empresa nacional de telecomunicaciones de Venezuela: CANTV. Cabe acotar, que el Internet es vital para el óptimo funcionamiento de los perfiles de redes sociales. 

Hoy, como nunca existen decenas de programas de opinión televisados, y estos, en gran porcentaje, son espacios ocupados por funcionarios y figuras políticas muy reconocidas inherentes al chavismo. Estos espacios son vulgarmente vendidos como trofeos y logros de una revolución, donde se teje, fabrica y se manipula información por medio de un discurso lleno de resentimiento, entonación incoherente, chocante, hipócrita y vengativa buscando su objetivo principal: credibilidad. Por otra parte, existen medios que con una mano opresora en la boca, intenta gritar versiones que también son un realidad nacional. Intimidación, amenaza, provocación, advertencias, insultos, descalificaciones, manipulación, conveniencia, descaro, oximorón, venganza, medias tintas y cinismo son solo algunas de las herramientas empleadas diariamente y sin reparo en este desesperado montaje mediático en el que el país está girando desde hace muchos años, donde @Juan_bimba es solo un elemento de relleno, de reparto, un accesorio discursivo.

Esta situación inverosímil y contradictoria ha desembocado en dos “televidentes”. El primero aplica para el televidente o espectador imitador de palabras, gestos, entonaciones, mímicas, etc.  Este se encuentra con facilidad y frecuentemente está dictando cátedra de “Moral y luces”, ideología y momentos históricos. Por otra parte, encontramos a un sector que es casi “No televidente”, y esto responde a la directa evasión a los medios venezolanos, a las largas “Cadenas Nacionales” del estado, noticieros y programas de opinión, y esto puede ser consecuencia de la falta de credibilidad, miedo a la confrontación que propone este juego comunicacional, exponerse a las múltiples versionadas mentiras que minuto a minuto se palabrean los personeros políticos.

Mientras este contexto comunicacional está burbujeando, ganando y perdiendo adectos, generando y degenerando, amañanado y manoseando, mintiendo y desenmascarando con pretensiones ya cada vez más descaradas y expuestas, existe un contexto país que nadie puede camuflar, disfrazar, ni retocar porque es superior a cualquier crisis generalizada experimentada por el @Juan_bimba. Crisis generada y de responsabilidad nacional, hecha por venezolanos y para los venezolanos.

“Una mentira repetida 1000 veces se convierte en verdad”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s