Venezuela anacrónica: el vecino de la región en retroceso

En pleno siglo XXI muchos países latinoamericanos pasan por un buen momento económico, social y político. Esto se refleja en indicadores que confirman ese bienestar ciudadano. Por ejemplo; tasa de natalidad, mortalidad, censo poblacional, datos en: educación, salud, migración, corrupción, institucionalidad, violencia, productividad, turismo, importaciones y exportaciones. Por otra, hay unas sensaciones que pueden afianzar estos datos o contradecirlos, por ejemplo; sensación de seguridad de las ciudades, sensación de bienestar, felicidad, sensación de voluntad política para la solución de problemas.

En pleno siglo XXI Venezuela pasa por un oscurantismo de carácter generalizado sin precedente. Lo político sufre de una incredibilidad alarmante, hay una descomposición social profunda y lo económico se equipara con una economía de guerra. Por ejemplo; el INE (Instituto Nacional de Estadísticas) brilla por su ausencia, las cifras del BCV (Banco Central de Venezuela) brilla por su ausencia, aunque no hay cifras, solo con dar un paseo por el país notamos la realidad en materia de educación y salud, son un infierno. Los datos de violencia independientes (OVV) habla de un 2017 con 27mil muertes violentas en este año. Otra investigación, demuestra que Venezuela tiene 4 del top 10 de las ciudades más violentas del mundo, encabezada por Caracas. En tema de productividad solo basta con echarle el ojo a los vastos campos privados, públicos y expropiados y veremos la desolación de los campos. El turismo es inexistente en un país geográficamente hermoso y digno de ser visitado por millones de turistas. Solo vaya a los aeropuertos y compare con otros de la región, por ejemplo, compare al Aeropuerto Aeropuerto Internacional Simón BolívarInternacional Simón Bolívar con el Aeropuerto El Dorado. Y no solo eso, fíjese en los millones de dólares que dejamos de percibir por las escalas aéreas por falta de infraestructura, mientras que aeropuertos de la región están saturados porque reciben esos vuelos que en teoría o por estrategia deberían parar en Maiquetía. en Por último, los números de exportación son insignificantes mientras que los de importación son despegados de la realidad debido a que es el único medio por donde se medio surte Venezuela. En cuanto a las sensaciones, solo debo decir que existen todas las sensaciones exponenciadas y equilibradas a lo negativo, por ejemplo, aunque no te pase nada, 24/7 tienes la sensación de que te robarán, secuestrarán o matarán. 

Si bien es cierto que no todo es color de rosa y que cada país tiene sus propios retos y oportunidades, también es cierto que el crecimiento de la región latinoamericana también va en ascenso y apuntan a la globalización, la apertura y a formar parte del primer mundo. Políticamente hablando vemos como la diplomacia, los acercamientos y convenios bilaterales suman y señalan un camino de crecimiento para el país y sus ciudadanos. Claro, no nos ciegue el romanticismo y reconozcamos que los políticos latinos están cortados por las tijeras de la corrupción, la dedocracia (nepotismo), arrogancia militar e ineptitud. Pero, para solucionar esto solo hace falta voluntad política, un sistema judicial implacable, derrocar esa idolatría política, desacralización de la versión moderna de un servidor público, desvinculación del Estado en negocios con el mundo corporativo y militar para evitar el pase de facturas y las deudas de viejos favores.

Por su lado, la singularidad del caso Venezuela es más fácil de solucionar: que el Chavismo deje el poder. Y la transición política y económica sea implementada en principio para subsanar la miseria nacional venezolana. La sed de justicia que demanda Venezuela y el mundo es brutal y es el miedo de la NeoDictadura. Pero, llegará y recuperaremos a Venezuela, pero la pregunta de rigor es ¿cuándo saldremos de esta NeoDictadura?. 

El clamor nacional es que Venezuela se encamine y el Estado garantice lo mínimo para la sana convivencia en el país. Y aunque el Chavismo fue una opción, una puerta de salida de un inestable país, el Chavismo terminó siendo el ejemplo perfecto de Demagogia y de cómo no se debe manejar un país. Venezuela es la burla mundial. Venezuela hoy es un país millonario pero Yonqui. Venezuela es referente negativo. Venezuela sigue los pasos de Cuba en un estancamiento y retroceso generalizado. Y lo peor es que la culpa no es de un país, la culpa es de su gente, sus gobiernos y los que tienen el poder de conducir y administrar la nación. Yo creo que la indolencia, la ignorancia, el conformismo y la terquedad de la masa venezolana ha jugado un rol fundamental en el atornillamiento de este Estado NeoDictador. 

PD: parece irónico que tanto el aeropuerto internacional como el puente internacional, ambos Simón Bolívar esté siendo la puerta de salida de millones de ciudadanos de Venezuela. Literalmente “la espada de Bolívar por América Latina”. La verdad es que esa espada en cientos de miles de casos están mendigando y llevando la miseria revolucionaria venezolana por la región. 

“La política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros.” ERIC FRATTINI

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s